Discipulado

La Palabra de Dios

Jesús nos mostró la importancia de la Palabra de Dios cuando dijo en Mateo 4:4 No sólo de pan vivirá el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios. El pan representa un alimento básico en la vida de las personas, y Jesús nos está mostrando cómo la Palabra debe ser nuestro alimento básico del cual nos debemos alimentar cada día. El cuerpo no puede vivir sin alimento, así tampoco nuestro espíritu puede vivir sin la Palabra.

En muchas oportunidades he visto como las personas se confunden al tratar de comenzar a leer la Biblia. No saben por dónde empezar, la encuentran enredada, con un vocabulario que no entienden o simplemente no sienten ganas de leerla.

En primer lugar como en todas las cosas hay que empezar y mi recomendación sería que comenzaras con los Evangelios. En ellos podrás conocer la vida y obra de nuestro Señor Jesucristo y luego seguir con los demás libros del Nuevo Testamento, paralelo a esto puedes comenzar a leer  el libro de Salmos y de Proverbios, te aseguro que recibirás mucho ánimo, consuelo, dirección y enseñanza a través de ellos. Una buena manera para empezar a leer la Biblia es usar libros devocionales (más adelante por este medio y a través del canal de youtube te estaré recomendando algunos). Por ahora te dejaré en el link a continuación para que puedas descargarte, una plantilla de lectura diaria del Nuevo Testamento en orden cronológico, o sea en el orden en el que sucedieron los acontecimientos. 

En segundo lugar hoy puedes encontrar diversas versiones de la Biblia con un lenguaje más actual que el que usa la Revisión Reina Valera 1960 (RVR60), entre las cuales están: la Nueva Traducción Viviente (NTV), la Nueva Versión Internacional (NVI), la Dios Habla Hoy (DHH), la Traducción de Lenguaje Actual (TLA), entre otras. Te aconsejo que tengas al menos unas tres versiones distintas, o como te mostré en el post ¿Qué es la Biblia? (pincha aquí para leerlo), las busques a través de internet. Puedes tener una RVR60 y dos  versiones más.

Y por último el amor a la Palabra se consigue leyéndola, así como cuando eras pequeñ@ y no sabías que cierto alimento te gustaría hasta que lo probaste, así también es con la Biblia, no sabrás cuánto disfrutarás de ella hasta que comiences a leerla de manera constante.

Y si aún con todo lo que te dije tienes dudas, puedes dejarme un comentario en esta entrada o escribirme a gloria@enciendefocum.com que estaré feliz de ayudarte en lo que pueda.

Así que vamos con todo, que juntos descubriremos y disfrutaremos de la dulzura de la Palabra de Dios.

Gloria Rodríguez M.

admin@enciendefocum.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *