Focum Nueva Generación

Capacitación 2 – ¿Qué dice el AT del ministerio de niños? 1

Hoy estaremos viendo la segunda parte de nuestra capacitación que comenzamos la semana pasada. Para dar comienzo a esta segunda parte, veremos lo que el Antiguo Testamento nos muestra acerca de enseñar la Palabra de Dios a los niños.

1. Ser confiable para Dios.

“Y Jehová dijo: ¿Encubriré yo a Abraham lo que voy a hacer, habiendo de ser Abraham una nación grande y fuerte, y habiendo de ser benditas en él todas las naciones de la tierra? Porque yo sé que mandará a sus hijos y a su casa después de sí, que guarden el camino de Jehová, haciendo justicia y juicio, para que haga venir Jehová sobre Abraham lo que ha hablado acerca de él”. Génesis 18:17-19.

Es de mucha importancia lo que vemos en estos textos, ya que producto de que Abraham era un hombre confiable como padre, Dios le confió sus planes. No fue que Abraham fuera el “padre de la fe”, ni su integridad, ni su amor por Dios, sino que a través de él serían benditas todas las familias de la tierra, porque él compartiría con las siguientes generaciones, lo que sabía y conocía de Dios.

Muchas veces queremos que el Señor nos confíe grandes cosas en el servicio a Él, pero una manera visible en que se verá que somos personas confiables para Dios es en cómo estamos enseñando a nuestros niños. Si estamos sembrando o no Su palabra en ellos.

2. Tener claras las prioridades.

“Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es. Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas. Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas”. Deuteronomio 6:4-9

A los israelitas se les dieron instrucciones específicas para entrenar  a sus niños en las cosas de Dios. Ahora nosotros como maestros podemos tomar este principio y darnos cuenta que aunque el tener un lugar bellos y apropiado para estar con los niños, y actividades que sean entretenidas, lo más importante en la enseñanza de la palabra en todo momento.

Para esto es muy importante que todo lo que hagamos como ministerio y en especial en nuestras clases esté intencionado en enseñar la Palabra. Ya sea que cantemos, juguemos o hagamos manualidades, todo nos debe llevar a conocer la Biblia, lo que ella dice acerca de Dios y lo que dice acerca de nosotros como hijos de Dios.

No debemos tener temor de enseñar demasiado la Palabra de Dios a los niños. Si el Señor dejó claramente establecido que debíamos tenerla siempre delante de nosotros y enseñarla en todo tiempo, es porque eso es la mejor para sus vidas. 

3. La bendición que reciben los maestros.

“Estos, pues, son los mandamientos, estatutos y decretos que Jehová vuestro Dios mandó que os enseñase, para que los pongáis por obra en la tierra a la cual pasáis vosotros para tomarla; para que temas a Jehová tu Dios, guardando todos sus estatutos y sus mandamientos que yo te mando, tú, tu hijo,  y   el  hijo  de  tu  hijo,  todos   los  días  de  tu  vida,  para que  tus  días  sean prolongados. Oye, pues, oh Israel, y cuida de ponerlos por obra, para que te vaya bien en la tierra que fluye leche y miel, y os multipliquéis, como te ha dicho Jehová el Dios de tus padres”. Deuteronomio 6:1-3

En este tercer punto, vemos como Dios prometió bendición para aquellos que instruyan a los niños en Su camino. Este versículo nos muestra tres áreas en las que podemos recibir esa bendición:

  • Nuestros días serán prolongados.

Verdaderamente, el trabajar con los niños rejuvenece nuestro cuerpo y nuestra alma. En muchas oportunidades, nos vemos haciendo cosas que tal vez de manera natural no haríamos, pero que al trabajar con ellos debemos hacer, como cantar, bailar, saltar, entre muchas otras cosas. Además, los niños nos llenan de su alegría con las cosas que dicen o cómo las dicen, y sin lugar a dudas la alegría y la risa en particular rejuvenecen.

También, la Palabra nos promete largura de días si enseñamos la Palabra a los más pequeños y todo lo que está en la Biblia es verdad y es para nosotros.

  • Nos irá bien en nuestra tierra

Donde quiera que el Señor nos haya plantado en este día Él promete que nos irá bien. Lo importante es saber que estamos en el lugar que Él tenía pensado para nosotros. Por lo cual. sin importar lo que veamos a nuestro alrededor, incluso hoy con la situación que estamos viviendo, tú puedes saber que tu fuente no viene de lo cosas externas, sino del Señor. Y recuerda que Él siempre cumple Sus promesas.

A veces quisiéramos estar en un país diferente o en una situación distinta, pero nosotros como hijos de Dios no estamos determinados por esas cosas, sino por lo que nuestro buen Padre nos ha prometido, y recuerda que Él siempre cumple Sus promesas.

  • Seremos multiplicados.

En el Antiguo Testamento, el tener descendencia y multiplicarse a través de los hijos, era una señal de bendición para las familias y del favor de Dios en la vida de las mujeres, y aunque hoy el Señor nos quiere seguir bendiciendo con el fruto de nuestro vientre, también podemos ver que Él anhela que nos multipliquemos en todas las áreas de nuestra vida.

Y nosotros como maestros de niños, nos podemos multiplicar con hijos espirituales. Son tantos los niños a los cuales como maestros alcanzamos cada semana, enseñándoles la Palabra, mostrándoles nuestro amor y estando allí para ellos. ¡Seguro que cada uno de nosotros tiene una gran descendencia espiritual!

Y no olvides que esa multiplicación, el Señor te la quiere dar en cada una de las áreas de tu vida porque Él es un Dios de sobreabundancia, y es lo que ha prometido si enseñamos a los niños, lo que Él nos ha enseñado a nosotros.

Aquí te dejo el video que va con este post, espero lo disfrutes, y continúes siendo edificad@ con estas enseñanzas.

¡Hasta la próxima semana!

Gloria Rodríguez M.

admin@enciendefocum.com

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *